El resultado de la prueba de ADN pone contra las cuerdas al imputado.


A través de un análisis comparativo de ADN, se determinó ayer que el semen encontrado en una remera verde de Johana Chacón pertenece a Mariano Luque, único imputado por la desaparición de la niña de 13 años en una finca de Lavalle. Así lo informó Diario Los Andes.

Esta prueba tiene un doble valor: por un lado es un dato científicamente irrefutable y, por otro, sirve para confirmar el “móvil” de crimen que sostienen el fiscal Iturbide y la querella. Luque habría matado a Joahana para cubrir los abusos sexuales a los que la sometía.

La remera había sido secuestrada de un armario de la finca donde vivía Luque junto a su madre y su padrastro.  

Esta nueva prueba refuerza el testimonio de una niña, compañera de uno de los hermanos de Johana, quien manifestó que el chico le contó que había visto semen de Luque en la cama de Johana “pero lo tenían amenazado para que no lo cuente”.


En esta nota:

Mendoza Homicidio Juicio


Comentarios