La acusada deberá realizar tareas en Guardaparques de Mendoza durante 32 horas y puede ser enviada a hacer tratamiento psicológico. 


Una mujer de Malargüe dejó que su perro muriera de hambre y sed e intervino la Justicia. Ahora Carla Noelia Zapata deberá realizar 32 horas de trabajo comunitario. 

Zapata tenía un ​pitbull como mascota. De un día para el otro dejó de darle de comer, de proporcionarle agua e incluso sufrió una infección. El animal fue internado en una clínica veterinaria cuando ya su salud estaba completamente deteriorada y falleció. 

El caso llegó a la Justicia del sur mendocino por la Ley 14.346 que condena el maltrato animal.

La fiscal Andrea Lorente informó a Los Andes que la mañana de este miércoles se realizó una suspensión de juicio a prueba por el plazo de un año a la mujer involucrada. Ahora Zapata deberá realizar trabajos voluntarios por 32 horas en la sección de guardaparques y será evaluada por el cuerpo médico forense, que decidirá si debe o no realizar un tratamiento psicológico.


En esta nota:

Mendoza Sociedad Justicia


Comentarios