Los veterinarios solicitan ayuda para continuar con el tratamiento de Simón. Piden zaleas descartables, cinta de enmascarar y cremas.


Mejora la salud de Simón, el perrito que fue brutalmente quemado, y no se sabe quién fue el autor del hecho. Lo cierto es que por estas horas está en la veterinaria donde lo asistieron y desde allí piden colaboración para poder seguir con los tratamientos.

Los profesionales que lo atienden aclararon que su estado de salud sigue en riesgo: “Realmente está evolucionando favorablemente para el volumen de tejido que ha perdido, el tiempo para hablar de evolución es muy poco. Lo importante es que no ha tenido complicaciones. Ahora que ya hemos retirado todo el tejido de muerto y está empezando a verse un tejido vital la idea es hacer un injerto, aproximar bordes y hacer todo lo posible para que esto logre cerrarse y que sea lo más rápido posible”, dijo el veterinario.

Los veterinarios estiman que Simón fue quemado con agua hirviendo.

Simón es un perro pacífico y sumamente cariñoso, cuesta creer que alguien le haya hecho esa agresión tan brutal.“Es como que en la historia nunca se cierra, siempre aparecen casos como estos. En ese momento, a pesar de todos esos sentimientos, uno tiene que poner la sangre fría y poner todo para solucionar estos casos”, manifestó el veterinario.

Simón tiene todo su cuerpo vendado y esos apósitos deben ser cambiados como mínimo tres veces al día. Por eso piden zaleas descartables, cinta de enmascarar y cremas para quemaduras con antibióticos.






Comentarios