Humberto Sorrentino exhibía en su domicilio los animales exóticos embalsamados. El caso está en la Justicia Federal.


El empresario de La Madera, Humberto Sorrentino, tenía 33 animales embalsamados en su vivienda colocados como trofeos, algunos completos y otras solamente su cabeza.

El almacenamiento de piezas de caza presume una violación de la ley de fauna 22.421.

Tras una denuncia que fue radicada en Buenos Aires, allanaron el domicilio de Sorrentino, quien luego debió dar explicación a la justicia de estas especies exóticas y el empresario solamente pudo constatar el origen de 8 de los 33 ‘trofeos’ que tenía en su casa: una gacela, un león africano, ducker – especie de cebra pequeña-, antílope de Eland, un antílope de Waterboo, un ciervo colorado y antílope de Lechwe.

Los animales sobre los que no ha podido justificar su origen están un tigre de bengala, un oso pardo, un búfalo, entre otros, según datos brindados por la Secretaría de Ambiente. La causa está a cargo de la Justicia Federal. Resta descubrir cómo llegaron esos animales a Mendoza.

El empresario mendocino recibe, desde hace años, furibundas críticas en cada uno de los sus posteos en Facebook.

Sorrentino presume de la caza de ejemplares exóticos publicando fotos en Facebook junta a sus ‘víctimas’ ya sin vida. En una entrevista otorgada a Mendoza Post, en 2015, al empresario le consultaron qué siente cuando mata animales. Y su respuesta fue inmediata: “me encanta”.

El director de Recursos Naturales, Sebastián Melchor, indicó este miércoles en declaraciones a Canal 7: “Ha sido de público conocimiento, tenía en su poder 33 trofeos de animales que no estaban autorizados y no contaban con los papeles. Consta actas de importación como de exportación de 8 de los 33 trofeos. Toda esta información ya se ha remitido a la Justicia como a la dirección del Ministerio de Ambiente de la Nación. Se infiere que puede haber alguna cantidad de delitos importantes. Son varios los delitos que se están cometiendo, uno es contra la fauna y otro respecto al tráfico”.

“Algunos de los animales tienen una protección ambiental muy fuerte y una prohibición de caza”, explicó Melchor.

“Es una cantidad de animales muy grandes, es una colección importante con animales exóticos, en donde algunos de ellos tienen una protección ambiental muy fuerte y una prohibición de caza, no solamente en un lugar sino a nivel internacional como así también su tráfico”. agregó Melchor.




Comentarios