La menor de 4 años no pudo identificar al sospechoso, pero lo describió físicamente. 


El reconocido colegio Murialdo ubicado en Guaymallén fue el escenario de una investigación judicial que se desató este viernes por un abuso sexual a una niña de 4 años. Los primeros datos apuntan a un celador del establecimiento.

Fuentes policiales indicaron que todo está direccionado contra el personal de limpieza de la institución. Esto surge de la confesión que la víctima le hizo a su progenitora. 

La pequeña aportó detalles de la vestimenta del agresor sexual y todo indica a que fue uno de los celadores. “No pudo establecer la identidad del abusador pero sí sus características físicas”, explicó un pesquisa policial.

La fiscal Bignert ya recibió las grabaciones de seguridad internas del colegio Murialdo. Si bien no hay cámaras en el interior de los baños, si se puede observar los movimientos de los pasillos y esto podría ayudar para localizar al sospechoso. Fuente: Diario Uno





Comentarios