Los llaman por teléfono, les dicen que sus billetes están fuera de circulación y los pasan a retirar por el domicilio de la víctima.


Sebastián Capizzi, fiscal de Delitos Económicos, alertó sobre el cuento del tío a adultos mayores y nuevas modalidades de estafa en cajeros automáticos. “Al parecer el inicio de esta estafa tiene que ver con el supuesto llamado de un hijo, hija, sobrino. Parece que ahí empieza a bajar la medida de autoprotección del abuelo y permite que el señor entregue el dinero, las joyas o lo que fuera”, explicó en declaraciones a Canal 9.

“El engaño consiste en decir que el abuelo tiene un billete antiguo o que saldrá de circulación. De esa manera convencen a la víctima para que haga entrega voluntaria del dinero a la persona que aparece físicamente a retirar el dinero. La forma de prevenir esto es la autoprotección. Es decir que la propia persona desconfíe de estos llamados“, continuó.

Capizzi pide a los abuelos alertar inmediatamente a la Policía cuando reciba alguno de éstos llamados: “Una forma de sorprender in fraganti a estos sujetos es que el abuelo o la persona que esté en casa llame al 911 y explique la modalidad que se está intentando usar para que se entregue el dinero. Eso permite que la Policía llegue al lugar y sorprenda a quien retira el dinero”.

Piden que los abuelos llamen inmediatamente al 911 cuando reciban un llamado para sorprender ‘in fraganti’ a los delincuentes.

“El solo hecho de realizar el llamado con el engaño se puede tomar como tentativa, el delito se consuma como estafa cuando la persona entrega el dinero. Esta tentativa es punible. El 911 moviliza a la fuerza policial y se consuma el delito de tentativa, eso ya es punible”. 

El perfil de estos delincuentes es socialmente adecuado en cuanto a vestimenta, el modo a dirigirse a las personas. Lo que quiere es engañar para recibir las cosas voluntariamente. “En este caso hay ardides; escenas. Esto se configura como estafa con abuso de confianza. Este tipo de delitos son estafas porque hay engaños para que se den”.

Por último, Capizzi remarcó que hay que tener en cuenta que “nadie decente ni legal pasará por mi casa a retirar dinero” e insistió en que “no se puede entregar dinero al contador de un primo o de un sobrino. Si uno recibe un llamado de un sobrino, primo o familiar hay que verificar que realmente sea él está llamando“.




Comentarios