Detuvo el colectivo que conducía, se bajó, alzó en brazos a un niño con convulsiones y corrió hasta el hospital. En ese momento lloraba, se me cruzaba mi hijo por la cabeza", dijo.


Juan Ortega, conductor del interno 99 del grupo 5, fue el protagonista de un increíble gesto de valentía, de hombre de bien. En declaracioens a radio Nihuil, el propio chofer narró el hecho: “Esto fue el lunes, que empezaron las clases, venía por el recorrido 73 del barrio SUPE, por calle San Juan, doblo en calle Alem, ahí hay una parada de micro, cuando salgo de la parada, la madre se empieza a prepararse porque se bajaba en el hospital Central. El nene no reaccionaba. Cuando voy llegando a calle Rioja, me da el semáforo rojo, me tiro hacia la derecha del costado, me salgo del asiento y cuando voy a ver al nene tenía los ojitos para atrás, tenía la boca morada, la lengua hacia atrás, no daba signos vitales”.

“A nosotros nos dan capacitaciones para primeros auxilios pero nunca lo practiqué con nadie, y no podíamos perder tiempo porque no sabia cuanto llevaba el menor así, no daba signos de nada. Así que lo alcé y lo puse boca abajo con mis dos brazos y salí corriendo por calle Alem, desde Rioja hasta San Juan, hasta a Asistir. Entramos pidiendo un médico, con la madre atrás mío gritando, salió un médico de un consultorio, lo puso en un camilla y le aplicaron los primeros auxilios. A mí me sacaron de la habitación, se demoró como 5 o 6 minutos en reaccionar, yo me fui hacia el micro y quería agradecerle a la gente del SUPE porque me cuidaron todas cosas”, contó Juan.

“Tengo dos hijos, un nene de 6 años, Ignacio Valentín, y Luz Amparo de 4 años, y mi mujer Belén que la amo mucho, que me ha estado apoyando en esto, porque no sabía cómo seguir porque no me podía comunicar con la madre”.

“En ese momento lloraba, se me cruzaba mi hijo por la cabeza, fue todo muy rápido pero gracias a Dios todo salió bien. Ahora me dijeron que al mediodía me iban a llamar desde Recursos Humanos. También aprovecho para mandarle un saludo a una señora que se olvidó el celular y se lo devolví, ella me trajo unos presentes al control, una señora de Guaymallén”, concluyó.

Desde el hospital Humberto Notti confirmaron que el niño se encuentra en buen estado de salud.




Comentarios