Los estudios fueron informados a la fiscal seis meses después del hecho y ratifican que la bebé tenía 1,40 gramos de alcohol en sangre.


La pequeña Pilar Abigail Baez ingresó sin signos vitales al hospital Domingo Sícoli el 16 de diciembre del año pasado. Los médicos confirmaron rápidamente que la menor había fallecido y detectaron, a primera instancia, que la causa de muerte era por una broncoaspiración.

Pero la causa tuvo un giro inesperado que terminó con la detención de sus padres, acusados de haber matado a la pequeña con una intoxicación alcohólica.

La víctima, Pilar Abigail Báez (1), falleció el 16 de diciembre del año pasado producto de una broncoaspiración, tal como confirmó la necropsia por aquellos días.

Aunque los estudios anatomopatológicos indicaron que esa broncoaspiración la provocó una grave intoxicación alcohólica que tenía la menor, lo que ocasionó que su cuerpo no respondiera y se ahogara con su propio vómito.

Los estudios, que sorpresivamente fueron informados a la fiscal del caso seis meses después del hecho, ratifican que la bebé tenía 1,40 gramos de alcohol en sangre.

El caso causó conmoción hasta en la propia fiscalía de homicidios, desde donde pidieron de inmediato la captura de los padres de la bebé, Jesús Báez (28) y Rocio Altamirano (20).

Estos fueron apresados este martes y serán imputados por un “homicidio agravado por el vínculo”, calificación que prevé una pena de prisión perpetua.




Comentarios