El joven de 22 años quedó a disposición de la Justicia sospechado de haber cometido el ataque. En un principio se creyó que había sido el marido.


El caso de la mujer empalada en el barrio Lihué, en Guaymallén, para Navidad dio un importante giro. La Justicia detuvo a su amante y novio de su hijastra sospechado de ser el autor del hecho y liberó a su marido, quien en un principio se creyó que había cometido esa atrocidad por celos al descubrirlos in fraganti.

Por disposición de la fiscal especial Claudia Ríos, que investiga el caso bajo la caratula homicidio en grado de tentativa, se tratará de determinar es si el detenido de 22 años fue quien empaló a la mujer de 48 con el mango de un secador de pisos. La víctima se encuentra en coma inducido en el hospital Lagomaggiore.





Comentarios