En 2005 se registró un incremento del 26,2 %, en 2011 fue del 33 % y en 2016 del 37 %.


En los últimos 15 años, la obesidad infantil en Mendoza ha aumentado considerablemente. En 2005 se registró un incremento del 26,2 %, en 2011 fue del 33 % y en 2016 del 37 %. 

“Somos, como país, uno de los principales consumidores de azúcar, en el cuarto puesto en el mundo y eso es importante. De azúcar hablaría de hidratos de carbono en donde el niño con obesidad infantil puede entrar en un síndrome metabólico que puede implicar al hígado. En el consultorio tengo entre un 10 y 15% de niños con hígado graso“, explicó el Dr. Hipólito Filice, especialista en obesidad infantil.

Según explicó Filice, para lograr una alimentación saludable es elegir muy bien lo que se compra, seleccionando lo que tiene menos calorías, cocinando al horno con poco aceite, haciendo ejercicio físico.

Pero hay otro factor muy importante que influye en la obesidad infantil y es “la herencia”. “Se calcula que de dos padres, es decir mamá y papá, que son obesos, más del 50% de niños tiene tendencia a padecer obesidad“. 

“Hay probabilidades desde lo genético y también predisposición, porque cuando vayan a comer, son padres que comen abundante en vez de la ración diaria que corresponde. Al chico le dan más comida de la que necesita”, afirmó el especialista a Sitio Andino


En esta nota:

Mendoza salud Sociedad


Comentarios