Su sueño es ser abogada y dice que si la salud la acompaña seguirá con sus estudios. Su historia, un ejemplo de vida. 


Arminda Calderón es una mujer de 74 años que está terminando el secundario en la escuela CENS “Daniel Prieto Castillo”, de San Rafael, Mendoza. 

Es jubilada, tiene un hijo y tres nietos y toda su vida soñó con obtener su título de abogada. Por distintas adversidades de la vida, Arminda no logró terminar sus estudios, pero bajo el lema de la superación ahora lo está haciendo y cursa 4to. año. Espera recibir su título el próximo año y seguramente continuar con la educación superior.

“Cuando yo era chica dejé la primaria. Hace 30 años se podía estudiar algo sin terminar el secundario, hice la carrera de enfermería en la Cruz Roja, primero trabajé en el Sanatorio Mitre en sala de parto, después el lugar pasó al hospital Español y ahí seguí el trabajo en sala de parto hasta que me jubile. Estuve 4 años haciendo receta para los médicos de Pami en mi domicilio y luego dejé todo definitivamente”, contó Arminda a Radio FM Vos (91.5).

Pero las ganas de terminar el secundario estuvieron siempre latentes. “En realidad no me animaba a continuar con los estudios secundarios porque me daba como temor a que los más jóvenes se rieran de mí. Pero cuando llegué a esa escuela me decidí y ahora me encanta ir, los chicos son todos muy respetuosos”.

Dice que si “sigo con mi salud como hasta ahora, tengo pensado continuar estudiando, siempre soñé con ser abogada”, contó

Y concluyó con un mensaje optimista: “Así como lo hice yo lo pueden hacer muchas mujeres más. Inclusive muchas personas que como yo no pudieron continuar con sus estudios, en la escuela hay chicos que son de barrios carenciados y son excelentes estudiantes y excelentes compañeros, hay chicos que se están preparando para, por ejemplo, ser chef y otros locutores”.


En esta nota:

Mendoza Sociedad Salud



Comentarios