Acompañará la obra itinerante del mendocino Julio Le Parc por el mundo y será obsequiado a aquellos que compren obras de arte.


Hace unos días se realizó para muchos uno de los hechos culturales más trascendente para Mendoza del 2016 porque más que la presentación de un vino, es la unión de dos referentes de la provincia. Uno el artista plástico y escultor mendocino más importante en el mundo, Julio Le Parc, que vive desde hace más de 50 años en París y otro un referente de la enología argentina como es Mariano Di Paola, dedicado  hace más de 40 años a crear vinos. Ambos están unidos por un vínculo entrañable porque los dos son oriundos de Palmira.

El vino empezó a gestarse a finales del 2013. La idea era que Le Parc tuviera un vino con su nombre, que fuera creado por Mariano Di Paola y comercializado por la Bodega Ritini Wines. Finalmente este sueño se hizo realidad, el viernes pasado en Buenos Aires cuando se presentó en sociedad este vino, Malbec, 2012 del Valle de Uco, con uvas de Altamira, de Gualtallary, criado en barricas de robles durante 18 meses y presentado en un estuche inspirado en una obra desplazamiento de Julio Le Parc.

La idea es que el vino se ofrezca en las obras de arte que Le Parc realiza en el mundo y que se obsequie a quienes compren obras de arte.




Comentarios