Al menos dos víctimas declararon que José Luis Ojeda, el empelado hipoacúsico, tuvo sexo con perros. 


El procurador de la Corte de Justicia, Alejandro Gullé, confirmó que además de abusos sexuales a los alumnos del instituto Antonio Próvolo por parte de dos curas y tres empleados, también hubo casos de zoofilia.

Algunas de las víctimas declararon haber visto a uno de los detenidos teniendo sexo con perros. Se trata de José Luis Ojeda, el empleado hipoacúsico detenido junto a los sacerdotes Nicola Corradi y Horacio Corbacho y otros dos trabajadores de la institución: Jorge Bordón y Armando Gómez.

“En la causa había 22 víctimas identificadas con nombres pero 15 habían prestado testimonio. Ahora ya son 20 las personas que corroboraron hechos y falta hacer 19 cámaras gesell, en las cuales pueden surgir nuevas víctimas”, dijo Gullé.





Comentarios