Violó la prisión domiciliaria, beneficio al que accedió gracias a un informe del forense condenado por recibir coimas.


La búsqueda del prófugo Ricardo Esteban Aballay Silva (35) finalizó hoy con su captura.

El hombre, condenado por ayudar a su primo ciego para matar a un joven a la salida del boliche Treinta y Pico, había violado el régimen de prisión domiciliaria en el 2014, cuando cumplía la sentencia a 17 años como partícipe del homicidio.

Aballay estaba tras los pasos de la policía no sólo por el hecho en sí, sino también por la forma en la que había obtenido ese beneficio de continuar la condena en una casa.

Es que el hombre había accedido al régimen gracias a un informe psicológico firmado por el forense Luis Chacón, condenado en marzo de este año a 3 años en suspenso, tras admitir haber recibido coimas para adulterar pericias psicológicas y que los presos pudieran recibir beneficios.

Por una de esas maniobras, Aballay consiguió la domiciliaria a principios del 2014. Fue así que el 29 de agosto de ese año desapareció y hasta ahora había logrado burlar a los policías que lo buscaban.




Comentarios