Dante y Rodrigo ayudaron a nacer a un bebé que ahora lleva sus nombres. Nunca habían presenciado un parto


Dos policías sanjunainos, Rodrigo Núñez y Dante Chávez, ambos de 24 años, salieron de la comisaría este domingo en la noche sabiendo que era muy probable que les tocara cumplir el rol de parteros por primera vez.

Es que fue una noche de nacimientos en Sarmiento, y la ambulancia había partido minutos antes a llevar a otra parturienta al hospital.

Chávez es el más extrovertido y curioso, poco ante antes había pedido una capacitación “extra” sobre nacimientos. Rodrigo Nuñez, más tranquilo, fue lo que le sirvió a la joven mamá, que cuando pidió una ambulancia para llegar al hospital no contó con que su bebé estaba a punto de salir.

Cuando llegaron a la casa de la joven, tanto Dante como Rodrigo sabían que existía la posibilidad de tener que asistir el parto, en caso de que estuviera muy avanzado. Lo que no esperaban es que apenas llegaron a saludar a la mamá y preguntarle si podía ponerse en pie para ir hasta el móvil, ésta iba a romper bolsa.

Así fue como en 10 minutos, los dos jóvenes policías se pusieron los guantes, Dante aprovechó que es vecino de Sarmiento y llamó a una tía que vive cerca del lugar, y entre todos asistieron a la llegada del bebé. Ante la situación no hubo dudas: el bebé fue bautizado con el nombre de sus parteros improvisados.

El próximo paso, cuando se les pase la emoción y el bebé vuelva a su casa, es que los dos “padrinos” vuelvan a esa vivienda donde vieron por primera vez un nacimiento a llevar un regalo. Fuente: Tiempo de San Juan y El Zonda






Comentarios