Se trata de "No en mi nombre" para renunciar se debe estar inscripto en los padrones de la Iglesia Católica de Mendoza.


Tras los hechos acaecidos en el Instituto Próvolo de Luján de Cuyo, donde sacerdotes abusaron sexualmente de niños y niñas hipoacúsicos, se lanzó una campaña para todos los bautizados que deseen desvincularse de la Iglesia Católica. El trámite es simple e implica borrarse del registro parroquial.

La campaña titulada “No en mi nombre” busca brindar información acerca de la apostasía y cómo realizar el trámite.

Apostatar significa renunciar a una religión o partido político al que alguien está afiliado, se considera “afiliado” a la Iglesia Católica a todo aquel que está bautizado.

La Iglesia justifica los privilegios que le brinda el Estado Argentino – beneficios que ninguna otra religión posee – en su gran cantidad de fieles, es decir, de nombres anotados en los registros de bautismo parroquiales.




Comentarios