Una día de contraste fue la que se mostró en el debut de la Boleta Única Electronica.


El debut de la Boleta Única Electrónica en la provincia de Mendoza fue casi irónico, porque en el departamento más pobre y carenciado de la provincia llegaron las máquinas que nos anuncian el futuro del sistema electoral que se pretende para la Argentina.

Así, mientras los vecinos -muchos de ellos de zonas remotas- manifestaban su preferencia en una pantalla, se movían de un lado para el otro en buscar señal de datos para sus celulares en La Dormida y Las Catitas, pero sin éxito.

Es que la falta de señal parece que no es sólo una cuestión de los smartphones, porque en un recorrido por el departamento es posible notar cómo el nivel central provincial se olvidó hace mucho rato de Santa Rosa, quizás porque no tenían señal.

La comuna se quedó en el tiempo, en sus caminos, en sus casas y en la infraestructura pública. Sin embargo, por un día fue el departamento más avanzado de todo Mendoza, aunque mañana vuelva a ser un lugar donde viven personas sin agua y sin cloacas.




Comentarios