Está acusada de "homicidio simple" y "ejercicio ilegal de la profesión" por el caso de la mujer que falleció por una cirugía estética en un consultorio clandestino.


La fiscal Claudia Ríos imputó a Laura Duta, la pareja del “cirujano clandestino” que ejerció una mala praxis fatal en una intervención estética, por el delito de “ejercicio ilegal de la medicina en concurso real con el delito de homicidio simple, con dolo eventual” y decretó su traslado inmediato al Borbollón.

Ríos también se presentó en el Hospital Central para tomarle la imputación al cirujano Carlos Arzuza, hacerle conocer sus derechos y las pruebas e indicios que hay en su contra.

Arzuza fue imputado por “homicidio simple” por la muerte de Beatriz Gattari, quien falleció tras someterse a una cirugía en su clínica clandestina. El médico continúa internado en el nosocomio porque este jueves, al momento de su detención, presentaba una lesión y una gangrena en la parte genital.




Comentarios