En Mendoza es más grave no pagar el micro que portar un arma blanca



La Legislatura podría tratar una reforma esta semana para revertir esta situación, en medio de la búsqueda de una reforma completa.

La Legislatura se encuentra en una cruzada progresiva por modificar el Código de Faltas, con proyectos tanto del oficialismo como de la oposición. A pesar de que una reforma integral se viene postergando desde hace años, el ritmo propio que el gobernador Alfredo Cornejo le imprimió a la Casa de las Leyes puso en marcha distintas modificaciones puntuales.

El problema que se genera en estas circunstancias es que las nuevas sanciones van quedando desproporcionadas con las anteriores: actualmente es posible recibir hasta 30 días de cárcel si no se paga el boleto de colectivo, mientras que se está tratando un proyecto que condena a 10 días del mismo castigo a quienes porten réplicas de armas de fuego, armas blancas u objetos contundentes. Por el momento, esto último no tiene pena de ningún tipo.

“La sanción no sólo es excesiva en sí misma sino que se ve aún más comparada con otras”, aseguró el senador justicialista Gustavo Arenas, quien presentó un proyecto que sería tratado este martes para remplazar la sanción a la falta de pago de boleto: en lugar de cárcel se impondría una multa equivalente a veinte veces el valor del servicio no abonado. 

También se estudia la posibilidad de avanzar con las sanciones al acoso callejero, un proyecto que a fines del 2016 recibió media sanción y hoy está frenado en la Comisión de Género. Según explicó la senadora radical Daniela García, la medida fue presentada por Claudia Najul y proponía una multa de lo que hoy equivale a $640 para quienes acosen a una persona “con piropos o gestos”.