Un seminarista, hoy de 31 años, denunció que fue abusado de niño. En 2005 contó su padecimiento y fue ignorado.


En medio de las denuncias por abusos sexuales de curas en el Instituto Antonio Próvolo, salió a la luz un nuevo caso de presuntas vejaciones. Apunta al sacerdote Carlos Miguel Buela, del Instituto Verbo Encarnado (IVE), en San Rafael.

La denuncia la hizo Luis (se reserva su apellido). Hoy tiene 31 años, ingresó al IVE con 12 y dijo que padeció abusos durante años. En 2005 este hombre contó a sus superiores lo que estaba viviendo, pero no elevaron el caso ni a la Justicia ni al Vaticano. Ahora se animó a hablar públicamente.

“Hace poco me enteré que el fundador del Verbo Encarnado (Buela) tiene denuncias por abusos de sacerdotes, y nos lo ocultaron, no se comunicó al IVE. Ahora vamos a empezar a decir la verdad por el bien de los demás, porque puede haber más casos. Yo me enteré de dos más el año pasado, personas que fueron abusadas en el mismo año que yo, pero por otras personas, no lo sé”, dijo Luis a MDZ.

“El abuso sexual que sufrí siendo un niño de 12 años fue, cuatro veces en el mismo mes, y fue tocar el cuerpo del otro”, explicó Luis El IVE fue fundado en marzo de 1984 por el padre Carlos Miguel Buela, un sacerdote que fue recluido por el papa Francisco a un Monasterio de San Isidro de Dueñas de Palencia (España) luego de que se lo acusara en repetidas ocasiones de abusar sexualmente de otros sacerdotes, informa MDZ.




Comentarios