Carola es mendocina, tiene 38 años y es una de las mujeres que integra el cuartel de Bomberos Voluntarios de Maipú. Sus compañeros la definen como una "rebelde, diferente al resto, con ganas de ayudar".

La mujer es una luchadora de la vida. Perdió a sus papás hace unos años atrás y al tiempo le diagnosticaron cáncer de mama, cuando estaba embarazada de su primer hijo.

Sin embargo, sus fuerzas, el apoyo de su hermana Paola y de muchas otras personas que se le cruzaron en el camino, la ayudaron a salir adelante.

El 18 de Abril de 2018 le realizaron una mastectomía en la mama derecha; una cirugía compleja no solo por el diagnóstico, sino porque la operaron estando embarazada.

bombera voluntaria de Maipú rosa

Pese al complicado panorama, todo salió bien y el 20 de septiembre de 2018 nació su hijo Pedro, quien llegó para darle vida y un motivo más para seguir con su lucha.

Aparentemente el cáncer había desaparecido, pero once meses después le informaron que había hecho metástasis en su cuerpo, por lo que Carola comenzó nuevamente con las quimioterapias.

En medio de la oscuridad, la maipucina comenzó un emprendimiento de dulces caseros sin conservantes, algo que la impulsó a no bajar los brazos.

bombera voluntaria de Maipú rosa

"Si bien algunos días son más complicados que otros, ella siempre apuesta por la vida", resaltaron desde el Cuartel maipucino.  

Actualmente la enfermedad está en su cerebro, pero las ganas de vivir son mayores.

Carola sigue gracias a la contención de su hijo, familia, amigos y sus compañeras y compañeros de los Bomberos, quienes se encargan de acompañarla a concientizar sobre esta lucha silenciosa.

"El camino es tedioso, a veces demasiado empinado pero se puede", resaltaron desde los bomberos, quienes hacen propia la lucha contra el cáncer de mama.