El niño falleció en el hospital Notti, donde estaba internado en grave estado de salud desde el jueves.


Tras los esfuerzos médicos por salvarlo, murió Álvaro Nicolás López, el pequeño de dos años que el jueves pasado había sido aplastado por una pared en su casa en Godoy Cruz.

El niño estaba internado en el hospital pediátrico Humberto Notti a partir de que sifrió un hundimiento de cráneo. Ocurrió luego de que le cayera encima una pared que estaba en una obra en construcción.

La tragedia fue en la casa del pequeño ubicada en calle Cabo Oyarce al 200 del departamento mendocino. En el mismo hecho resultó herida una mujer, Elsa Villegas de 75 años, quien continúa internada y en buen estado de salud. La jubilada sufrió doble fractura del antebrazo derecho y politraumatismos.

Álvaro se llevó la peor parte, sobre su cabeza cayó gran parte de la estructura que le generó heridas considerables. A raíz de lo sucedido, lo llevaron de urgencia en un vehículo particular a un nosocomio y luego fue trasladado al Notti donde este viernes por la noche dejó de existir. 

Fue la madre del pequeño, una joven de 22 años, quien confirmó a la policía que en la casa hay una construcción en el segundo piso y desde allí cayó la pared que hirió al niño.

La Oficina Fiscal 4 investiga con el fin de determinar las responsabilidades de la muerte del niño. 




Comentarios