El desabastecimiento, en las estaciones de servivios Shell, se produjo por la bajante del río Paraná, que impide la llegada de barcazas que transportan combustibles.


En Mendoza, diversas estaciones de servicio Shell no pudieron abastecer de combustibles como consecuencia de la bajante del Río Paraná.

Desde la Asociación Mendocina de Expendedores de Nafta y Afines (AMENA), la petrolera tiene tres depósitos sobre el río Paraná: uno en Puerto Vilelas (Chaco), otro en el Puerto de Santa Fe y el último en Arroyo Seco.

El problema se presentó en Vilelas, donde el río presenta una baja e inconvenientes para la navegabilidad, lo que impide el ingreso de barcazas que transportan el combustible y que luego, son trasladados en camiones a las provincias.

Bajo esta logística, en menos de 12 horas el combustible debería llegar a Mendoza. Sin embargo, la baja del río provocó un cambio en el sistema y que los camiones carguen en la refinería en Dock Sud, en Buenos Aires, lo que implica un retraso de 48 horas en la entrega hasta el arribo a la región de Cuyo. El Sol.




Comentarios