El ex militar israelí asegura haber sido sometido a la tortura de bañarse y recibir golpes por resistirse. La defensa presentó un recurso.


Gil Pereg, el ex militar israelí que está acusado de homicidio por la muerte de su madre y su tía, fue obligado a bañarse y como se resistió lo golpearon, según denunciaron los abogadores defensores. 

“Ellos (personal penitenciario) saben que tiene fobia al agua, y nos llamó muy exaltado diciendo que se iba a suicidar porque lo habían bañado”, argumentó en Canal 9 sobre el habeas corpus que presentó.

Según explicó el letrado, Pereg fue esposado, golpeado e incluso lo tiran al piso para bañarlo. “Todos han determinado que él es un paciente psiquiátrico y tiene una patología con respecto al agua”, expuso.

A pedido de la defensa, evalúan el traslado del “hombre-gato” a una institución en Buenos Aires. Si bien el fiscal Fernando Guzzo solicitó que el juez Martearena sea apartado de la causa, este pedido fue rechazado. Fuente: Canal 9 – Los Andes




Comentarios