Los delincuentes no habrían alcanzado a robar nada.


Delincuentes rompieron la vidriera de una veterinaria en calle Perú y Espejo. Afortunadamente no robaron, según lo que comentó el dueño del local.

Pedro, propietario del lugar, relató en canal 9: “Rompieron un vidrio de 10 milímetros, es muy grueso y no se rompe con una patada, le tienen que pegar con algo punzante. Pienso que con la cámara de seguridad que esta de la policía, de hace más de 10 años, y la cámara, no he tenido tiempo porque cuando bajé ya estaba la policía, revisamos que no hubiera nadie metido adentro pero no me he fijado en las cámaras nuestras para ver cómo lo han roto, porque para eso necesitan algo muy grande para poder destrozar un vidrio como lo han hecho. No es un blindex, este es un vidrio de 10 milímetros de grueso”.

Así quedó el vidrio de 10 milímetros de espesor.

“No han robado nada porque a la policía le abrí todo y revisaron y no faltaba nada. También tengo una alarma muy fuerte y es más que todo sensor de cristales. Entonces, cuando han roto el vidrio saltó la alarma y ha estado sonando, esto fue a las 6:20. Sentí que se disparó la alarma y hubo un ruido, mientras me vestía veía que la gente pasaba y miraba y supuse que rompieron un vidrio. Cuando bajé ya estaba la policía, les abrí, revisaron todo el local por si había alguien escondido y ahora hay que evaluar los daños”, agregó.

“Esta zona se está volviendo peligrosa porque cuando pusieron las cámaras de seguridad, hace 10 años atrás, era una zona extremadamente peligrosa, dejaban un auto y a los 10 minutos ya le habían roto los vidrios, eso mermó pero este último tiempo ha empezado de nuevo. Está complicado”.

“Acá cosas de valor no hay, el tipo que lo rompió le escapó”, concluyó el propietario.


En esta nota:

Mendoza Policiales Otras



Comentarios