Los dos eclesiásticos y el jardinero están acusados de abusos sexuales contra chicos sordomudos.


Esta mañana, en la sala 4 del Fuero Penal Colegiado de los Tribunales de Mendoza comenzó el primer juicio dentro del Caso Próvolo, que investiga presuntos abusos sexuales cometidos contra más de una veintena de chicos sordos que estudiaban y dormían en el instituto religioso ubicado en Luján de Cuyo. Se trata del caso de abuso eclesiástico más importante de la historia de Mendoza; y tiene a 2 curas -Nicola Corradi (83) y Horacio Corbacho (59)-, y a un ex administrativo -Armando Ramón Gómez (49)- imputados por 28 episodios de abusos sexuales y corrupción de menores. 

Para este lunes está previsto el inicio del debate y la lectura de los hechos a los imputados. Son 28 las imputaciones contra los acusados: 16 contra Corbacho, 6 contra Corradi y 6 contra Gómez. Arriesgan penas de entre 10 y 50 años de prisión.

​Una particularidad que tendrá este debate es que será el primer juicio que contará con intérpretes de Lengua de Señas Argentina (LSA). Estos profesionales han sido clave a lo largo de toda la investigación, teniendo en cuenta que los denunciantes son sordos y han precisado de intérpretes en testimoniales y cámaras Gesell; tanto para sus declaraciones como para responder ante la requisitoria de las partes y de los profesionales del Cuerpo Médico Forense.

Así llegaba el cura Jorge Corbacho, de 59 años, a la primera jornada del juicio por abuso sexual contra niños sordomudos.





Comentarios