Gustavo Montoro y Cristian Salinas se encuentran en buen estado de salud y permanecerán privados de su libertad e incomunicados mientras se continúe la investigación


La Justicia de Tucumán procedió a detener a Gustavo Montoro y Cristian Salinas, los dos conductores del colectivo que llevaba a jubilados mendocinos a las Termas de Río Hondo, y que volcó en una ruta provocando la muerte de 16 personas.

La medida fue ordenada por el fiscal del Centro Judicial Concepción Edgardo Sánchez. Las autoridades judiciales tratan de determinar cómo se produjo el accidente fatal en el que murieron unas 16 personas procedente de Mendoza.

Lugar geográfico donde se produjo el vuelco del micro.

Los dos choferes, que se encuentran en buen estado de salud, permanecerán privados de su libertad e incomunicados mientras se continúe la investigación. Ambos trabajaban para la empresa Destino Cero, de San Juan, que había sido contratada por una agencia de viajes de Mendoza, Merval, para realizar el viaje que partió este domingo por la tarde desde Mendoza y tenía como destino las Termas de Río Hondo, en Santiago del Estero.

Los primeros testimonios de los pasajeros que sobrevivieron detallaron que al momento del vuelco, había una niebla que no permitía una clara visualización de la ruta que daba en ese punto una curva.

Esta condición del tiempo habría hecho que, en lugar de seguir la curva, el conductor permaneciera en línea recta para derrapar y terminar volcando.

Desde la CNRT confirmaron que el colectivo estaba con los papeles en regla al momento de salir desde Mendoza.






Comentarios