Jonathan Morales, acusado por el crimen del médico Sebastián Prado, recibió la sentencia máxima.


El jurado popular halló culpable al segundo detenido por el crimen en un asalto del artista plástico chileno José Federico Álvarez, ocurrido en enero del 2018 en una finca de Colonia Molina, en Guaymallén, y el juez técnico lo sentenció a prisión perpetua.

Fue el cuarto juicio por jurado en la provincia de Mendoza terminó con una nueva condena a prisión perpetua.

Es la segunda condena por el crimen de Álvarez: meses atrás, su cómplice, Ezequiel Lucas Orozco (26), también fue condenado a la pena máxima tras admitir la autoría en un juicio abreviado inicial.

José Federico Álvarez, la víctima.

El caso tomó relevancia, no sólo por tratarse de un homicidio en un hecho de inseguridad, sino también porque fue clave para los importantes avances que se dieron el año pasado en el caso Prado, el cual se encontraba impune.

Este jueves se realizaron los alegatos del debate, en los cuales el fiscal Fernando Guzzo pidió la pena máxima para el acusado, mientras que su defensor solicitó la absolución. El sospechoso llegó imputado por homicidio criminis causa-matar para ocultar otro delito-, que tiene como posible condena únicamente la perpetua.

En la tarde llegó el momento de deliberación para los 12 miembros del jurado, quienes se pusieron de acuerdo y llegaron a un fallo unánime para decretar la culpabilidad de Morales.

La participación de Morales, tanto en el crimen de Álvarez como en el Prado, se conoció luego de que Orozco se quebró durante una testimonial frente a la fiscal de Homicidios Claudia Alejandra Ríos, quien lidera ambos expedientes. Fuente: El Sol – Los Andes





Comentarios