El Tercer Juzgado Asociado confirmó que la mujer deberá percibir más de $1.600.000 por estar en la cárcel indebidamente durante un año y 8 meses.


Con la firma del juez Ricardo Sáncho, el Tercer Juzgado Asociado, condenó al Estado de Mendoza a pagarle más de $1.600.000 a una mujer que estuvo detenida indebidamente durante un año y 8 meses, al ser señalada como cómplice del abuso sexual de su propia hija de 4 años, cuando en realidad no estaba al tanto que su pareja atacada a la menor. 

Tras varios años de investigación, la justicia decidió absolver a la acusada. Sin embargo, por el antecedente, el Juzgado de Familia de Godoy Cruz mantuvo la prohibición de acercamiento para sus dos hijas, a quienes no pudo ver más.

Entonces, con esta situación la mujer demandó al Estado. Allí apareció la insólita respuesta del abogado de la provincia, quien aseguró la culpa de la detención era de la actora, “pues ella eligió a su pareja por lo que no debe responsabilizarse al Estado, ni a la población con el costo de una indemnización por algo que la actora hizo por su propia voluntad”.

“Hay culpa de la víctima ya que en todo caso puso al violador cerca de su hija, sostiene que es lógico que se imputará a la actora porque se podía presumir que su pareja era un violador”, aseguró el letrado, según consta en la causa civil. 

El juez Sáncho cuestionó duramente la labor del fiscal Gustavo Fehlmann, quien instruyó la causa y destacó la insólita defensa del Estado provincial, que a través de su abogado, Mario Araniti, aseguró que la culpa la tenía la mujer “por haber elegido de pareja a un violador”.

El hecho ocurrió en febrero del 2013, cuando una mujer debió llevar al hospital a su hija menor, de 4 años, por un cuadro febril. Tras una serie de estudios y de una intervención quirúrgica, los médicos advirtieron que la menor presentaba signos de haber sido abusada. Fuente: Gobierno de Mendoza – Sitio Andino






Comentarios