Este miércoles en la sala de la Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional, se desarrolló la segunda audiencia por el crimen de Víctor Sgobba, dicha causa tiene como imputados a Silvera Álvaro Gastón como autor material del delito de homicidio simple y a Jorge Salvador Licciardi como autor partícipe necesario.


En esta audiencia, declaró el médico cirujano Dr. Herrera Nicolás Eduardo, los testigos presenciales del hecho Pineda Nieva Julián y Valenzuela Camila, como así también Tanquía Esteban y Reynoso Raquel Edith.

El Tribunal integrado por las Dras. Sara López Douglas, Edith Agüero y María Haydee Paiaro, por unanimidad rechazaron el pedido del fiscal de cámara, Dr. José Oliveros Icazatti, de citar a declarar a los ciudadanos Pavotti Edgardo Ariel y Gómez Carina.

Las magistradas rechazaron el pedido porque ambos testigos están imputados en la misma causa por el delito de Falso Testimonio y Encubrimiento, teniendo Pavotti fecha de audiencia de juicio para el día 22 de octubre de 2019 y a la joven Gómez tiene suspensión de juicio otorgada en abril de 2019.

Fuentes judiciales informaron que, justamente, el primero en declarar ante las juezas Sara López Douglas, Edith Agüero y María Haydée Paiaro, fue el doctor Nicolás Herrera, médico cirujano del hospital Vera Barros.

En este sentido, el profesional comentó que la noche de los hechos estaba de guardia en Trauma Shock y le avisaron que iba a llegar un paciente con herida de arma blanca desde Hospital de Clínica “Virgen de Fátima”, y enfatizó que le llamó la atención la demora, desde el momento en que le avisaron hasta que llegó el paciente Sgobba pasó aproximadamente 45 minutos, siendo más de las 3 de la madrugada cuando ingresó. Asimismo, manifestó que Sgobba llegó muy grave, casi sin pulso y que no había tiempo para hacerles estudios por lo que se lo pasa inmediatamente al quirófano. “Cuando llegamos al quirófano nos damos cuenta de que ya había fallecido. No pudimos hacer nada, no hubo tiempo”, expresó. También, recordó que la víctima perdió mucha sangre en la ambulancia, y que pudo visualizar dos heridas bien delimitadas con bordes netos de una arma blanca, entre 5 y 10 centímetros de longitud, las cuales una estaba en hueco axilar y la otra en parte baja del tórax (espalda).

“Probablemente la herida pudo haber lesionado el pulmón o hígado”, dijo y agregó que en Hospital de Clínicas no se le hizo nada al paciente respecto a la parte quirúrgica porque no tienen cirujano de guardia. “El paciente ingresó lúcido, en shock hipovolémico y pedía que no lo dejen morir”, finalizó.




Comentarios