Una comerciante de Tolosa fue clave en el rescate ya que le prestó el celular para que llamara a su padre. 


Una joven rosarina había viajado a La Plata con su hija con el objetivo de trabajar y mejorar su calidad de vida. Silvio Padrón, la contactó por Facebook y coordinaron una entrevista de trabajo en la capital bonaerense. Todo era una mentira: terminó secuestrada y prostituida pero gracias a la ayuda de una comerciante logró escapar. 

Mabel, la dueña de un almacen en Tolosa, sin saber la tortura que estaba viviendo junto a la menor, fue quien no miró para otro lado y le prestó su teléfono para que realizara un llamado. 

“Ella vino a comprar y lo que quería era hablar por teléfono y le dijimos que sí”, contó la comerciante en diálogo con Telefe, y agregó que llamó a su padre: “Le dijo ‘Papi, vení a buscarme, me tienen secuestrada, me tienen a la nena amenazada de que la van a violar, vení con la Policía’”. 

La joven estaba secuestrada desde el 29 de enero y pese a que en otras oportunidades pidió a otros vecinos el teléfono, le dieron la espalda hasta el pasado lunes cuando Mabel ayudó a que la rosarina y su nena sean rescatadas ya que su padre denunció la situación ante la Policía y viajó a La Plata. 

La comerciante contó que el detenido e imputado por “privación ilegal de la libertad y trata de persona” nació en el barrio y que conocía a la familia. “Me quedé helada con lo que escuché“, dijo Mabel.

Luego del llamado el padre de la víctima hizo la denuncia ante las autoridades y la Policía logró rescatar a las mujeres que estaban secuestradas en una vivienda ubicada en 521 y 118. La causa quedó en manos del fiscal Juan Carlos Condomí Alcorta, del Departamento Judicial platense.






Comentarios