"Fue un tema familiar", aseguró el delincuente que habría asfixiado a la víctima. 


Sucedió el sábado por la madruga en la ciudad de San Carlos, cuando la nueva pareja de una mujer, Fernando Waldemar Torres Guerra, vino de visita desde Uruguay para conocer a la familia de su pareja, y el mismo día que se presentó fue asesinado. 

Si bien el delincuente no quiso dar declaraciones en la fiscalía, ni bien fue detenido por la policía, él aseguró que “fue un tema familiar”. Por su parte, la mujer involucrada en el caso, aún no ha declarado y ni bien lo haga será clave ante la causa.  

Según relataron fuentes policiales a El Día, la noche del crimen, el hombre “fue rodeado a la altura del cuello con un brazo y con el otro le hicieron presión, tirando hacia arriba”. Sin embargo, el cuerpo no presentaba ningún signo de haberse defendido del ataque.

En la misma escena, el delincuente habría drogado tanto a la ex mujer como a su nuevo novio, por lo que ella no pudo dar muchas declaraciones sobre lo que vivió, solo que el hombre habría ingresado a la casa estando armado y los obligó a ingerir un trago que contenía estupefacientes. 

Les pidió que le cuenten cómo se habían conocido, cómo fue que empezaron a salir. Después se volvió loco y empezó la violencia”, detalló la misma fuente policiales. A ella la ató y a él le puso una bolsa de nylon en la cabeza. Torres Guerra no tenía oportunidad de resistirse y esa fue su sentencia de muerte.

Luego del hecho, la mujer fue internada para controlar su salud y en la tarde del lunes saldría, por lo que podría dar las declaraciones que se necesitan. 

El delincuente fue detenido por la policía local mientras salía de su casa entre las calles 44 y 141, de hecho, fue ese el momento en donde aclaró haber sido “un tema familiar”. 




Comentarios