Los familiares de la víctima quemaron la casa del acusado y luego él se responsabilizó de haber sido el culpable. 


En las últimas horas se dio a conocer que en la madrugada del domingo, un joven de 17 años habría sido asesinado con un disparo en la cabeza por parte de un vecino. 

Las horas pasaron y los vecinos hicieron justicia por mano propia e incendiaron la casa de quien habría sido el culpable. Tiempo después el joven terminó confirmando su culpabilidad y se entregó ante la justicia. 

Ante esto, el agresor, luego de presentarse fue trasladado a la Comisaría Novena, donde está imputado por homicidio.

Este hecho se convirtió en homicidio número 37 en la Región en lo que va del 2018. A este ritmo, son preocupantes las cifras, ya que están por superar los crímenes que hubo en todo el año pasado, donde se registraron 43 casos, según comentó Diario Hoy.




Comentarios