"No hay forma de afrontar lo que piden", dijo el ministro Sadir. Los gremios estatales analizarán la nueva propuesta y responderán el próximo viernes 


Tal como se había previsto, se llevó a cabo esta tarde un nuevo encuentro entre ministros del Poder Ejecutivo provincial y referentes del Frente Amplio Gremial para dar continuidad a las conversaciones en torno a una recomposición salarial para los trabajadores de la administración pública.

En la oportunidad los ministros de Hacienda y Finanzas, Carlos Sadir; de Gobierno y Justicia, Agustín Perassi; y de Trabajo y Empleo, Jorge Cabana Fusz, presentaron una propuesta “mejorada” de recomposición salarial, que contempla un 10% de aumento sobre los montos fijos establecidos la semana pasada. Los sindicalistas habían solicitado una suma fija 3.000 pesos, pero el Ministro de Hacienda dijo que “no hay forma de afrontar lo que piden”.

Después de la presentación del nuevo esquema se acordó imponer un cuarto intermedio hasta el viernes, lapso en el que los sindicatos analizarán la propuesta que el Gobierno prevé aplicar en las liquidaciones de los haberes correspondientes al mes en curso.

“Creemos que reuniéndonos el viernes podrá haber una definición”, dijo a los periodistas el ministro Sadir al finalizar el encuentro. Destacó que hubo “cierto consenso” sobre el monto fijo y a la vez los funcionarios recogieron una contrapropuesta para tratar de “establecer una parte variable para aquellos (salarios) que están por encima de los cuarenta mil pesos”, lo que consideró factible de ser analizado.

Funcionarios y dirigentes se reunieron nuevamente en el salón del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción.

Con la nueva propuesta del Gobierno, los empleados que vienen cobrando hasta 15.000 pesos, percibirán en calidad de aumento un monto fijo de 1.650 pesos, mientras que los sueldos de hasta 25.000 pesos se incrementarán en 1.450 pesos, en tanto que los salarios de hasta 40.000 pesos tendrán un aumento de 1.100 pesos.

Pero la novedad más saliente es que el Gobierno aceptó incorporar en el aumento a los empleados que cobran sueldos de más de 40.000 pesos, para los que se ofreció una suma fija de 500 pesos. La contrapropuesta de los sindicalistas es que esa franja de salarios también sea reconsiderada con montos variables.

Los funcionarios explicaron que en los casos de los montos fijos, los aumentos serán no remunerativos, no bonificables; en tanto que los variables se tomarán como no remunertivos, bonificables.





Comentarios