Esta mañana se dispuso la libertad de Zapata, el segundo policia detenido. Se confirmó que la víctima estaba desarmada y fue baleada al tratar de huí.


Así lo hizo saber la Fiscal Martina Cedrés, quién lleva las indagaciones sobre la muerte de Iván Pérez, víctima de un disparo efectuado con una pistola 9 milímetros. La profesional considera que el único responsable del hecho sería el policía Mauricio Javier Gómez, por lo que esta mañana dispuso la libertad del sargento ayudante Juan Zapata, el segundo detenido por el procedimiento en el que perdió la vida Pérez.

Barrio Molinari donde murió Pérez
Crédito: Web

De acuerdo a lo manifestado por la Fiscal Cedrés en diálogo con máximaonline de la investigación preliminar surge que “a pesar del poco tiempo transcurrido, pudimos realizar las diligencias necesarias en el lugar y a la luz de algunas evidencias obtenidas en el día de ayer, pudimos establecer que el involucrado es uno de los dos efectivos policiales que participaron en la persecución de la víctima por un aparente delito que habría cometido. Por tal motivo hace un momento dispusimos la libertad del sargento ayudante Juan Zapata, sin perjuicio de que la semana entrante se le realizarán diversas pericias. En principio, Zapata no tiene ninguna responsabilidad penal en el hecho”.

Según explicó Cedrés “el joven Pérez comete un hecho a escasas cuadras del lugar donde se produce el desenlace fatal y un móvil de la Comisaría 8ª salen a buscarlo”. Al advertir la presencia policial, Pérez habría comenzado a correr y según relata Cedrés “uno de los efectivos se baja del vehículo para perseguirlo mientras el otro desciende y efectúa el disparo con el arma de fuego. Pérez nunca ofreció resistencia y estaba desarmado, no tenía en su poder ninguna arma y en un rastrillaje que se hizo en el descampado para comprobar si se hubiera producido el descarte de alguna arma blanca o de fuego, no se halló nada”.

La Fiscal confirmó que el policía Gómezdisparó su arma calibre 9 milímetros a la víctima desde una distancia aproximada de entre 95 a 100 metros. El encuadramiento del hecho que se le imputa a Gómez es homicidio agravado por ser funcionario público en abuso de sus funciones y tiene una pena estipulada de prisión perpetua”.

De acuerdo a lo manifestado por Cedrés, la víctima y el victimarioen principio no se conocían aunque las motivaciones personales que pudiera tener una persona para cometer un delito no nos interesan, en el Derecho Penal solo cuenta la intencionalidad, con conocimiento, con probabilidad de que haya un desenlace fatal o imprudencia”.

La Fiscal confirmó que “aproximadamente un mes o dos atrás, en un momento de aprehensión, Pérez había sido golpeado por un grupo de policías, pero en ese grupo no estaba el imputado. En principio no habría relación entre este hecho y lo ocurrido este martes, salvo que tengamos la certeza y podamos probar que hubiera existido una premeditación entre los funcionarios policiales para agredir o matar a este chico”.

Por otra parte Cedrés puntualizó que el policía Gómez “tiene antecedentes en su legajo por una condena de ejecución condicional que recibió en 2016 por haber agredido físicamente a un turista durante una noche de Carnaval”. Fuente: máximaonline




Comentarios