Fue ayer en horas de la mañana cuando una de las docentes se encontró con la escena al llegar a clases. Sería la cuarta vez que vándalos ingresan al lugar.


El hecho se suscitó entre el miércoles por la noche y el jueves por la madrugada. Los malvivientes forzaron la puerta del edificio e ingresaron a una de las dos aulas lindantes a la Escuela n° 381 del Kilómetro 4. Se llevaron materiales de trabajo pertenecientes a los niños y rompieron todo lo que había en la sala.

Norma Beltramino es docente de la institución y, en diálogo con Norte Misionero, indicó que se encuentran apenados tras lo sucedido, nuevamente. Aseveró que los materiales sustraídos y destruidos fueron financiados por los propios papás de los niños. Se trata de la vez número cuatro que padecen de este tipo de situaciones.

Lo que sorprende es que este edificio fue inaugurado recién el año pasado. El mismo tiene sus rejas correspondientes pero carece de un mayor sistema de seguridad en sus puertas, las que fueron “palanqueadas”. En ese sentido y en cuanto a la repetición de los hechos, la docente añadió que “ya están cansados” de volver a reconstruir los destrozos de cada oportunidad.

Ante dichos sucesos, ahora buscan tomar “medidas concretas” como ser la construcción de puertas-rejas, por lo que solicitan de la colaboración para ello. Asimismo, aceptan de igual manera la donación de materiales didácticos para los alumnos: plastilinas, plasticolas, hojas, pinceles, lápices para colorear y demás elementos de trabajo.





Comentarios