Ayer declaró Carlos Wolheim ante el Juzgado de Instrucción n°2. Estuvo a cargo de la autopsia de Mariano Antonio Skeppstedt.


En su declaración, el galeno describió que el golpe que recibió por parte de Pablo Schanderl –ex pareja de su hija- le generó una contusión cerebral, desconectándolo de su estado de conciencia y de los mecanismos de reflejo y defensa. Esto fue lo que provocó que el sujeto cayera sobre la vereda frente al Juzgado y muriera instantáneamente.

“El golpe le generó una lesión cortante transmural -le abrió de lado a lado el labio superior izquierdo- a tal punto que se le veían los dientes. Cae en estado de inconsciencia con peso muerto y, como consecuencia, golpea el occipital sobre la vereda”, precisó Wolheim.

Rolando Oliva Bertoglio y Natalia Skeppstedt -hija del fallecido- fueron los querellantes y aguardaban con expectativa dicha declaración. Al ser consultados, manifestaron que no estaban bajo las condiciones anímicas para realizar declaraciones acerca del juicio.

Sin embargo, la joven señaló que este paso fue fundamental. La semana que viene podrían haber novedades respecto a la situación procesal de Schanderl.

Fuente: Norte Misionero





Comentarios