Un intento de la defensa del acusado de matar a Mariano Skeppstedt, de buscar un cambio de carátula del episodio. Hasta ahora la carátula es "homicidio simple".


La defensa de Pablo Schanderl, apodado “El Oso”, golpeó solo una vez a su exsuegro Mariano Antonio Skeppstedt, quien murió instantes después en una vereda céntrica de Eldorado. 

Esta fue la afirmación del abogado Claudio Paniagua, aunque la familia de Skeppsted, de 65 años, aseguran que el “Oso” le dio dos golpes al anciano. 

El abogado Paniagua y su defendido el “Oso” Schanderl, acusado de matar a golpes a Mariano Skeppsted, de 65, años, su exsuegro. (Noticias Eldorado)

La causa, caratulada como “homicidio simple” se originó luego que el viernes 28 de junio, Skeppsted, quien había ido a proteger a su hija Karen quien trabaja en Tribunales, fue golpeado por “Oso” Schanderl. Deportista, con más de 100 kilos de peso y una altura de casi dos metros, la acción de Schanderl resultó letal.

Las imágenes tomadas por transeúntes y de cámaras de la zona muestran que la víctima sufrió una golpiza. Se observa que, recién caído sobre la vereda, una mujer toma el pulso a Mariano y señala que no tiene pulso.

Schanderl abandonó a su víctima exánime sobre una vereda de Eldorado, frente a Tribunales, y huyó. Aquí el momento de su detención en un bosque de las afueras de la ciudad. (CIMECO)

La estrategia de la defensa del acusado del crimen parece apuntar al “homicidio preterintencional”, aplicado a aquellas acciones que, sin buscar la muerte de una persona, igual la provocan.

Paniagua sostuvo que existen pruebas de que su defendido solo propinó un golpe provocando lesiones cerca del labio de la víctima. Según testigos, la víctima intercambió unas breves palabras con Schanderl y enseguida recibió dos golpes de puño y codo en la zona de la mandíbula que le habrían causado la muerte instantánea.

Todo el hecho habría quedado grabado en un video que registraron los transeúntes y que se volvió viral, pero que ahora le sirvió a la familia de Skeppstedt para determinar los minutos en los que se desencadenó todo. “Tabique fracturado y mandíbula hundida”, reveló Natalia -otra hija de Skeppsted- para dar una idea de los golpes que recibió su padre.






Comentarios