Agripina Benítez tiene 64 años y es de Oberá, Misiones.


Era un día normal para Agripina Benítez. La mujer de 64 años de Oberá, Misiones, se acercó a la oficina local de ANSES a cobrar su primera jubilación y terminó teniendo un día inolvidable.

Cuando llegó a la oficina los agentes le informaron que su trámite jubilatorio no estaba resuelto, y para colmo podría quedar sin efecto en pocos días si no entraba un pago, contó TN.

Lo que faltaba era un depósito de $448 de la primera cuota de la moratoria. Agripina le había entregado ese dinero a su hijo hace un tiempo, pero él nunca había realizado el pago.

Muy triste, y decepcionada, la mujer se puso a llorar. Decía no tenía plata ni para regresar a su pueblo, a 20 kilómetros de Oberá. Entonces, los empleados de Ansés tuvieron una gran idea.

Al ver sus lágrima se solidarizaron con Agripina y entre todos reunieron el dinero que la mujer necesitaba. Pagaron la deuda en el banco más cercano y completaron el trámite de jubilación, que le permitirá a ella cobrar todos los meses.


En esta nota:

Sociedad Otras




Comentarios