En Córdoba también hay repercusiones por el informe Reacción Conservadora, que traza perfiles y vínculos entre personas e instituciones en un señalamiento tan polémico que sus propios creadores decidieron bajar de la web este domingo, en medio de una tormenta de críticas por su metodología.

//Mirá también: García Elorrio sobre el aborto: “La vida del niño queda sujeto al derecho de la madre”

Entre los muchos investigados figuran algunas personalidades de Córdoba, como el legislador de licencia Aurelio García Elorrio, que no duda en afirmar, en diálogo con Vía País, que el trabajo de los seis periodistas que firman el proyecto es tarea de “servicios de inteligencia”, a la vez que subraya que el sponsor de la página, la IPPF, es una entidad financiada por el gobierno de Inglaterra, que “ideología de género” mediante busca crear un “invierno demográfico” en la Argentina, con la mira puesta en una Patagonia más despoblada.

El mapa de vínculos de la Reacción ConservadoraCaptura

-Usted estaba mencionado en esa lista ¿estaba al tanto de eso?

-Me enteré ayer, me parece horroroso que estudien mis vínculos, que estudien mis movimientos. El único que puede estudiar mis movimientos, quiénes son mis amigos o mis enemigos es un juez, siempre y cuando haya una investigación porque eso no lo pueden hacer en una sociedad democrática, es imposible.

-Un argumento que usaron los defensores de la iniciativa es que los datos son públicos.

-Si, los datos pueden ser públicos, algunos. Pero hay algunas cosas que no son públicas y me puedo dar cuenta con sólo mirar alguna gente. Además, ellos hacen relacionamiento de vínculos y eso sólo lo hacían los servicios de inteligencia. Están investigando cuáles son los vínculos de unos y de otros y, dicho sea de paso, lo han hecho mal porque vinculan a gente que ni se conoce.

-Personas que están en la vereda del frente señalan esto como un hecho gravísimo y algunos emparentan esto con regímenes totalitarios ¿qué opina de esta apreciación?

-Yo creo que los extremos siempre se tocan. Cuando vos asumís posiciones fanáticas siempre se terminan emparentando con actitudes de grupos con los que nunca hubieran querido emparentarse. Los extremos se tocan: el fanatismo ocasiona estas cosas.

//Mirá también: Crearon un “contador de deuda pública de Córdoba”

-Usted atribuye esto a un fanatismo ¿pero qué clase de fanatismo sería?

-Es un fanatismo, un fundamentalismo ideológico de la ideología de género en este caso y a la vez el interés concreto del Reino Unido, que financia a la IPPF y le pone mucho dinero... y la IPPF hace estos trabajos de dudosa eticidad. Todos sabemos cuál es el interés del Reino Unido, ellos están en Malvinas y miran hacia el continente y una Patagonia absolutamente despoblada, con tasa negativa de crecimiento poblacional, donde el Reino Unido tiene también intereses económicos. Hay recursos petroleros de primer nivel, hay recursos pesqueros, están los glaciares y el tema del agua; Inglaterra no es tonta: sabe que si nos mete en un invierno demográfico, y esta ley del aborto ocasiona un invierno demográfico, no van a tener inconvenientes en la Patagonia por mucho tiempo y ese es el objetivo final de Inglaterra al financiar las prácticas abortivas en la Argentina a través de la IPPF.