Se vendieron un total de tres mil entradas y no hubo posibilidad de incrementar el número. Muchos quedaron afuera. Mirá las fotos. 


La ansiedad de los hinchas de Talleres que lograron conseguir su entrada para ver el partido contra el San Pablo, en el estadio Morumbí y por la revancha de la Fase de Grupo de la Copa Libertadores, no se hizo esperar.

Apenas se habilitaron las puertas del estadio, comenzaron a ingresar a cuatro horas de que comience a rodar la pelota.

Los hinchas de Talleres ya están alentando en el estadio Morumbí de San Pablo.

Y, desde el vamos, comenzaron a entonar cánticos a favor de su equipo, de la misma manera que lo hicieron en las calles de San Pablo.

Buena parte de ellos compartió las imágenes en redes sociales. 






Comentarios