Llegó de Boca envuelto en la expectativa que le dan sus condiciones. Y Maravilla siente que debe mejorar, con una camiseta pesada. 


Con una pincelada, la habilitación a Juan Ramírez que terminó en el penal de César Rigamonti, abrió el camino para el triunfo en el clásico, a puro talento.

Desde su llegada a Talleres como un refuerzo apetecible, Gonzalo Maroni apareció en cuentagotas y lo sabe.

“Estoy bastante lejos de lo que podría dar”, asumió el enganche surgido en Instituto, que lleva la 10 de Talleres.

“Siempre intento mejorar en cada partido”, añadió. Escuchá. 


En esta nota:

Deportes Súperliga Talleres


Comentarios