Marcelo Rojas (18) fue ejecutado en un episodio de violencia urbana, en julio pasado. El acusado, de 23 años, fue atrapado cuando iba a casa de su novia. 


En julio, tras agonizar cinco días, murió en el Hospital Iturraspe de San Francisco Marcelo Rojas (foto), un joven de 18 años que había recibido un balazo en la cabeza.

El muchacho estaba en barrio Parque con otros jóvenes cuando alguien le disparó y escapó. Fue llevado por su propio padre al nosocomio, donde quedó internado en gravísimo estado.

Según los investigadores, se trató de un ajuste de cuentas. Pero el asesino no aparecía por ningún lado.

El lugar del asesinato.

Finalmente, pasada la medianoche de este miércoles efectivos de la División de Investigaciones y el Grupo ETER detuvieron al sospechoso, Leandro “Nano” Artaza (23), cuando iba en un remis a la casa de su novia.

El acusado fue interceptado en la esquina de bulevar Roca y calle Trigueros, de barrio Independencia, y se le secuestró un revólver calibre 32 que, se cree, podría ser el arma homicida, consignó La Voz de San Justo.

Artaza quedó imputado por “homicidio agravado por el uso de arma”. Recientemente había salido de prisión por otro episodio delictivo. 




Comentarios