Otro desgarro dejará afuera nuevamente un mes al volante, que puso a consideración su salida del club. "Franceschi y Olave quieren que me quede", resaltó.


La amargura de Maximiliano Lugo por la lesión que lo obligó a pedir el cambio el viernes en el Belgrano-Racing, motivó que analizara hablar con los dirigentes y poner a disposición su continuidad en el club.

Rápidamente en Alberdi descartaron tal posibilidad, más allá de que al sufrir otro desgarro el volante estará tres partidos más afuera, justo cuando venía de recuperarse de una lesión similar.

“Yo en ningún momento me quise ir. Estoy muy feliz en este club. Lo que pasa es que me trajeron como refuerzo y pude jugar tres de ocho partidos“, explicó Lugo en diálogo con Radio Impacto.

“Vinieron a mi casa Olave y Franceschi y me dijeron que no aceptaban mi propuesta. Quieren que me quede. Y que valoraban mi entrega”, destacó en referencia al director deportivo y al presidente del club.

Y también resaltó el respaldo del cuerpo técnico y de sus compañeros: “Pablo Lavallen me dijo que no me vuelva loco. Que me recupere tranquilo”.

“Mereciamos ganar contra Racing, más allá que no jugamos bien. La cuota pendiente de este torneo es ganar en Alberdi”, completó.




Comentarios