Intervino la Senaf para definir el futuro de la pequeña, hija de la pareja de policías que murió en un episodio de violencia de género. 


Sigue la conmoción en Despeñaderos por el femicidio de una policía por parte de su pareja, también policía, quien luego se suicidó.

Con el correr de la mañana se conocieron algunas precisiones, como que el femicida se habría suicidado de un disparo en la cabeza, según indicó el fiscal de Alta Gracia Alejandro Peralta Ottonello.

La víctima, Deolinda Andrea Díaz, fue hallada esta madrugada en una vivienda de calle San Juan al 150, de barrio General Paz de esa ciudad, en el interior de una pileta con agua. Según los primeros indicios, habría sido estrangulada.

El responsable, José Adrián Contreras, llamó a la comisaría y dijo que se mandó “una cagada”, y que no iba a “ir en cana”. También pidió que cuidaran a la hija de ambos, de 3 años, quien quedó sola en la casa.

El hecho ocurrió en Despeñaderos, allí el policía habría matado a su mujer y luego la tiró en la pileta.

Contreras fue poco después fue hallado muerto en un vehículo Ford Ka camino a Falda del Carmen.

“La hija había quedado durmiendo sola en la habitación”, dijo el fiscal, y advirtió sobre la cantidad de niños que quedan huérfanos en los femicidios, “sea porque el responsable se quita la vida o porque pasa toda su vida en la cárcel”.

“En este caso puntual, intervino la Senaf (Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia) y la niña sería enviada con un familiar“, sostuvo Peralta Ottonello en El Show de la Mañana




Comentarios