La lesión lo relegó cuando se había ganado el puesto y apura la vuelta: "Este parate me vino bien, siento que debo estar". Elogió a Lavallén y resaltó: "Los últimos resultados no pueden opacar la campaña".


Le tocó dejar el campo cuando Belgrano mejor estaba, en el triunfo parcial sobre Patronato. Después vinieron el empate agónico contra Defensa y Justicia, jugando mal, y la derrota a manos de River, con una reacción en lo futbolístico.

De todos modos, para Maximiliano Lugo la campaña es valorable. “No estamos en un mal momento. Son rachas producto de los altibajos, que nos llevaron a perder varios puntos. Pero estamos ahí de la Copa Sudamericana y no muy lejos de la Libertadores”, rescató.

Conocedor del pensamiento de Pablo Lavallén, por haberlo tenido como DT en San Martín de San Juan, opinó: “Es tan tranquilo como se muestra, porque confía en su trabajo. No se queda esperando a ver que pasa. Contra River empezamos abajo y se hizo difícil y sin embargo el equipo mejoró, lo empató y hasta lo tuvo como para ganarlo. Por eso digo que estos últimos resultados no pueden opacar la campaña”.

Lugo retomó las prácticas a la par de sus compañeros tras el desgarro y reaparecería en la próxima fecha, ante Racing. “El rival es un grande en un gran momento, y nosotros no podemos dejar que se escapen más puntos como locales. El parate vino bien para eso, para fortalecernos en lo anímico y buscar que el equipo esté más nivelado en lo emocional, que sea más parejo”.

Sobre su recuperación, aseguró que quería estar cuanto antes: “Me siento importante en Belgrano y eso me llena de orgullo. Al día siguiente de la lesión ya quería volver a jugar, porque siento que debo estar”.


En esta nota:

Deportes Súperliga Belgrano


Comentarios