Las personas que se encontraban internadas salieron del cuadro tóxico y se encuentran estabilizados. 


La posibilidad de que un producto de fumigación para viviendas haya sido la causa que el domingo originó la intoxicación de nueve residentes de un geriátrico en la localidad cordobesa de Taninga, de los cuales uno murió, es la principal hipótesis de la investigación a partir de los datos preliminares, informaron fuentes judiciales.

Según datos suministrados por una fuente vinculada a la causa, la residencia geriátrica Posada del Cerro en la localidad traserrana de Taninga, en el departamento Pocho, había sido fumigada para desinfección el fin de semana y probablemente algunos utensilios o alimentos pudieron contaminarse con productos tóxicos.

Los síntomas de intoxicación comenzaron luego del desayuno del domingo en nueve de los 28 adultos mayores residentes en el hogar.

Vicente Calderón, de 75 años, murió en el trayecto hacia un centro asistencial y los ocho restantes fueron derivados a hospitales de la ciudad de Córdoba.

El director del Hospital San Roque, Marcelo Martínez, manifestó a medios locales que los siete ancianos allí internados “salieron del cuadro tóxico, se encuentran estabilizados, en observación y con buen estado de salud”, un cuadro similar al que presenta otro que llevaron al Hospital Rawson.

Martínez dijo que aún no contaban con los resultados de los estudios para determinar qué causó la intoxicación, pero anticipó que podría ser “veneno”.

Mientras tanto, por orden de la fiscal que investiga el caso, Adriana Pereyra, el geriátrico seguía clausurado y los residentes fueron derivados a otros centros y casas de familiares.






Comentarios