Este aceite vegetal se obtiene por presión de la semilla. Es muy beneficioso para la salud.


El damasco en sí ya es un súper alimento, es muy terapéutico en el tratamiento del asma, bronquitis, tuberculosis, anemia, entre otros. Es es una buena fuente de minerales, y muy beneficioso para la salud. Además sus semillas son molidas en polvo y por lo general se las incluyen en los jabones, jugos de frutas, cereales, verduras y diversas salsas, o inclusive pueden comerse crudas.

El aceite de damasco es un aceite vegetal que se obtiene por presión de la semilla del damasquero. Es un aceite ligero y de fácil absorción. Además, tiene caroteno, que es un nutriente importante en la prevención varios tipos de cáncer.

Contiene vitamina A, vitamina E, vitamina B1, vitamina B2, vitamina B3, vitamina B5 y la vitamina C, hierro, cobre, potasio, sodio y magnesio. En cosmética, se lo usa por ser un humectante que ayuda a tratar la piel y el cabello seco, aportándole brillo y suavidad.

Entre sus propiedades podemos contar que gracias al contenido de ácido gamma-linolénico es perfecto para tonificar y para mantener la firmeza. Además por ser rico en vitaminas A y E, retrasa el proceso de envejecimiento, manteniendo el cabello joven y suave.

Es además eficaz para reducir o eliminar los eczemas y promueve el crecimiento del cabello por sus nutrientes, especialmente la vitamina E, que mejora su brillo y reduce los problemas en el cabello seco. Combinando con otros aceites como el de ortiga, detiene la caída del cabello, brindando mucha circulación y salud al cuero cabelludo.


En esta nota:

salud Sociedad


Comentarios