El volante de la T, uno de los más regulares del torneo, analiza el presente del Albiazul tras el empate del fin de semana ante Newell's.


El Colorado, Leonardo Gil, viene jugando en gran nivel en Talleres y, como el equipo, tiene los altibajos propios.

El mismo Frank Kudelka declama, como técnico, que es un equipo que le falta crecer.

Y Gil piensa igual que su DT: “Hay que seguir creciendo. Coincido con Frank en eso. Creo que ese plus y esa diferencia te lo da la experiencia. La tranquilidad de saber manejar un partido y bueno, somos muchos jóvenes y esto nos tiene que servir”.

El análisis del ex volante de Estudiantes tiene que ver con que el sábado, en el Kempes, ante Newell’s y por el torneo de Primera División, se les escapó el triunfo sobre la hora.

“En el partido hay diferentes circunstancias. Son 90 minutos y se va presentando de diferentes maneras. Contra Newell’s, con el ahogo y todo, nosotros estuvimos mejor en el primer tiempo y por eso lo empezamos a atacar. Después, cuando no tuvimos el balón en el segundo tiempo, se empieza a hacer un poco más difícil. En líneas generales, creo que hicimos un partido perfecto y nos vamos con bronca porque eran tres puntos fundamentales para acercarnos al pelotón de arriba”, explicó el Colo.

En la gran primera etapa ante los rosarinos, Gil jugó adelante del Cholo Guiñazú y, con su despliegue y movilidad, se asoció en ofensiva con los extremos y delanteros.

Pero, en la segunda parte, tuvo que resignar esa posición y colaborar más en la recuperación.

“El técnico me pidió que vaya un poco más atrás, el jugador tiene que obedecer. Él está viendo una cosas desde afuera que, a lo mejor, uno de adentro no se da cuenta. El repliegue es por pedido del técnico y nosotros tratamos de hacerlo de la mejor manera. También me dijo de soltarme cuando tengamos la pelota pero todo lleva una cosa porque, si nos preplegamos todos, es difícil salir rápido de contra”, analizó Gil.


En esta nota:

Fútbol argentino Talleres


Comentarios