El sacerdote es un ícono de la lucha contra las drogas y la ayuda a los jóvenes de escasos recursos en la ciudad de Córdoba.


Mariano Oberlín, el cura párroco de barrio Müller, en la ciudad de Córdoba, es un ícono de la lucha contra las drogas y la ayuda a los jóvenes de escasos recursos por lo que fue elegido como “Cordobés del Año” por el diario La Voz del Interior.

Oberlín está al frente de la parroquia de barrio Müller y a través de talleres de oficios y otras tareas, intenta rescatar a chicos y a adolescentes.

“Todas las drogas son dañinas, pero el paco tiene un plus macabro. Es posible que nadie se muera de sobredosis con el paco, pero te va alterando, te quita el sueño, el hambre, te baja las defensas. Es tanta la desesperación por consumir que salen a exponer su propia vida, y cuando no se valora la vida, se pierde toda noción de valor. Cuando todo el mundo decía que no había paco, nosotros veíamos a chicos que se estaban muriendo. Si no se lo reconoce, menos se lo puede abordar políticamente”, expresó en una entrevista.

Consultado sobre las razones que detecta para el consumo de drogas, Oberlín dice: “En estos barrios tiene que ver sobre todo con la falta de proyecto de vida. Entonces, en muchos casos, que tenga un hilito para soñar con un proyecto puede ser que arranque para otro lado. A eso apuntamos. Es importante que la sociedad contenga y sostenga”.


En esta nota:

Drogas


Comentarios